Fibra óptica austral: La red que conecta la Patagonia con la ciencia mundial

Fibra óptica austral: La red que conecta la Patagonia con la ciencia mundial

La reciente inauguración de la red de fibra óptica entre las regiones de Los Lagos y Magallanes dotará de internet de alta velocidad a la zona más austral del país. La inversión de 52 mil millones de pesos representa una oportunidad para la región más austral del país y del mundo. Permitirá, entre otras cosas, empujar investigaciones sobre el impacto del cambio climático en zonas que prácticamente no han visto la intervención humana, mejorar la gestión estatal, potenciar la telemedicina y desarrollar investigación de vanguardia en pos de mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

“¡Es clave para Chile pues finalmente está conectado! Lo que tenemos de internet hoy en Santiago no existe de Puerto Montt al sur”, explica Alejandro Maass, director del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile.

“Esto potenciará a tres regiones, su economía y expectativas de desarrollo, su calidad de vida y el ‘b-learning’, temas en los cuales el CMM está involucrado”, asegura el investigador Alejandro Jofré.

Para el matemático, esta nueva infraestructura representa la posibilidad de extender políticas públicas a lo largo del país: “Chile se encuentra en un proceso de digitalización, tanto a nivel de gobierno e instituciones públicas como el sector industrial. Este proceso depende fuertemente de tener la infraestructura adecuada de conectividad”.

“En esta línea, sumar más de 2800 kilómetros de fibra en el país es un hito, sobre todo en esas latitudes”, asegura.

Jofré explica que el territorio subantártico genera una información única para entender fenómenos como el cambio climático y sus consecuencias en la biodiversidad, dinámica de glaciares y hielos. A su juicio, la fibra óptica austral es una etapa esencial para conectarse con la Antártica en el futuro cercano: “Contar con esa información es una tremenda oportunidad para instalar nuevos sensores y generar una red robusta, que permita poner a disposición de la ciencia mundial información clave con poca intervención humana en zonas prácticamente vírgenes”.

Para Maass, también se abren nuevas posibilidades a los científicos de las regiones australes, sobre todo, aquellos que trabajan en un área clave como ciencia de datos: “Se suma al Laboratorio de Supercómputo toda la comunidad de universidades del sur, estudios antárticos, estudios con datos satelitales, estudios masivos metagenómicos del océano, clima, etc.”

En salud, la fibra potencia proyectos de telemedicina, que buscan ser un aporte a la gestión hospitalaria además de poner fin a las largas esperas y la incertidumbre que viven los pacientes del sistema público. La red también aparece como una alternativa para enfrentar la escasez de especialistas y subespecialistas que es crítica en el caso de las zonas aisladas. Aunque es imposible llevarlos físicamente a estos sectores, la conexión transmite contar con sus conocimientos. Y, de vuelta, permite que los médicos rurales entren en contacto con profesionales en Santiago, Tokio, Nueva York o Londres. Los profesionales de las regiones australes podrán intercambiar información, enviar exámenes para ser analizados en centros de atención de salud más complejos y recibir apoyo para detectar situaciones de riesgo en forma preventiva. Los pacientes también podrán monitorear su estado de salud con doctores que no necesariamente van a estar físicamente presentes, pero sí en línea. Además, los facultativos que opten por vivir en la zona austral podrán crear y mantener sus redes de contacto.

Y en educación, no solo se podrá avanzar hacia la obtención de más y nuevos recursos educativos, sino también de monitorear a los alumnos gracias a supercomputadores que pueden procesar grandes volúmenes de datos extraídos de pruebas y testeos de un curso o, incluso, de un extenso grupo de estudiantes. La fibra también hará posible que profesores que están en otro lugar geográfico puedan interactuar en tiempo real con alumnos y maestros en lugares apartados.

Fuente: http://www.cmm.uchile.cl/?p=36336

Posted on Jun 13, 2019 in Noticias